Mil dias cinco siglos nada cambio

La Columna de Opinión 12 de octubre de 2018 Por
Por las venas de Milagro corre la fuerza Inca de Micaela Bastidas, la zamba que se resistió a la dominación imperial y terminó ejecutada bajo los ojos de su marido Tupac Amaru II.

La sangre de Milagro es la sangre de todos nuestros originarios, aquellos que fueron masacrados cuando el que vino a descubrirlos en realidad quería su exterminio y supremacía.

Milagro

La fuerza de Milagro es la metáfora de que el conquistador nunca se fue y de que nuestra emancipación no existió más que como una máscara de opresiones subterráneas.

El coraje de Milagro expone nuestros temores, arrincona nuestros titubeos y nos grita que somos cobardes, que fuimos cobardes incluso para escribir la verdadera historia.

La pasión de Milagro anida en las generaciones aniquiladas de miles de comunidades que coexistían en paz, en tierras que eran suyas, y que un día les fueron arrancadas en nombre de una “propiedad privada” que los mató para existir.

Las lágrimas de Milagro son las lágrimas de todos nuestros muertos, de todos los que nos han matado por siglos y generaciones y que calladitos hemos dejado pasar porque enfrentar la verdad es más doloroso que ocultarla.

La cárcel de Milagro es nuestra propia cárcel, porque ninguno de nosotros es libre, porque la libertad es el precio que hemos debido pagar al permitir que arrasaran nuestras creencias y culturas.

Las palabras de Milagro son las dagas que debimos arrojarle a las Carabelas del maldito conquistador, que creyó que podía marearnos con espejitos de colores y dogmas impuestos.

La piel de Milagro es nuestra verdadera piel, y aunque muchos no tengamos descendencia indígena, somos aquellos que hoy no están, somos aquellos que fueron masacrados por las diferencias con el Viejo Mundo podrido y nefasto.

La razón de Milagro es la razón de todos los silenciados que todavía hoy luchan por resguardar su origen y su cultura ancestral, sintiéndose diferentes cuando son nuestros semejantes.

Porque Milagro representa todo aquello que el sanguinario invasor devastó ese 12 de Octubre, cuando descendió de un barco y creyó que descubría algo que ya existía milenariamente.

Porque Milagro encarna todo el sometimiento, la vejación, las violaciones constantes de derechos, el genocidio y las torturas de las que ha sido víctima nuestro pueblo.

Porque Milagro te muestra como en un espejo que los verdugos jamás se fueron, que el Imperio nunca dejó de atravesarnos y que se ha esforzado por desaparecer cualquier vestigio de lo que alguna vez fuimos.

Porque Milagro se rebeló contra la historia de los que “ganan” intentando darla vuelta, para mostrar que aquellos indígenas todavía existen en nosotros.

Porque por todo eso está presa hace 1000 días y como hace 526 años nada cambió, porque el verdugo sigue siendo el mismo y porque todavía no entendimos que América fue sumida a un brutal y sangriento proceso de conquista por la llegada del colonialismo europeo, que fue mutando y metamorfoseándose hasta lograr invisibilizar sus prácticas nefastas de violencia y sometimiento.

En éste, como en ningún 12 de Octubre, no se celebra NADA.

¿O se puede celebrar el saqueo y las matanzas?
¿Se puede celebrar el exterminio de todas nuestras culturas?

¿Se puede celebrar que Milagro está presa hace mil días y que hace mil días sus carceleros la maltratan, la torturan física y psicológicamente y la mantienen cautiva como a una criminal cuando fue la única que se atrevió a visibilizar al opresor?

Que el Milagro llegue y la dejen libre. Que Milagro libre sea el símbolo de la verdadera libertad. Que esa libertad se vuelva nuestra bandera.

Por un Estado Plurinacional que incorpore a nuestros hermanxs silenciadxs, por los que Milagro luchó y continúa luchando desde su injusta prisión.

Sólo cuando ese Estado llegue, vamos a celebrar y a refundar nuestros lazos con la tierra que habitamos, recordando a nuestros ancestros que dejaron su sangre en ella, buscando la emancipación genuina que algún día llegará…

#1000DiasPresa #MilagroLibreYa #LibertadAMilagro
#526añosDeOpresion #LaConquistaFueExterminio

Dedicado a Milagro Sala y a todos nuestrxs hermanxs que defendieron y defienden nuestra tierra sin fronteras. “Tikrashami hunu makanakuypi kasha” - “Volveré y seré millones” (Túpac Katari)
 

Texto: Anita Zen – Dibujo: Caito Onnainty