Detrás de toda feminista feliz hay un macho abandonado

La Columna de Opinión 27 de agosto de 2018 Por
Estuve una vez en una relación sexo afectiva que iba de la poligamia a la monogamia según el deseo de él. Él era un ser encantador, en las relaciones sociales era una persona llena de luz pero en la intimidad llegó a ser una de las personas más horribles que conocí, su manipulación me llevo a caer en círculos infinitos de violencia.
o-feminism-facebook-750x400

Mi inestabilidad emocional, su capacidad de manipulación, su acordeón, los círculos sociales, nuestra sexualidad, las drogas, las fiestas recurrentes y nosotrxs en medio de todo esa vorágine. Todos estos factores estaban a punto de asfixiarme en un triángulo de violencia machista  que se volvió imperceptible para detectar, aunque yo me había puesto las gafas violetas. Si estas en medio de una relación sexo afectiva con un macho te voy a contar distintas actitudes para detectarlas y cómo hacer para que ese actual vinculo machista se convierta en tu ex; Porque detrás de toda feminista feliz hay un macho abandonado.

La sexualidad con tu pareja machista:

El sexo que antes te parecía que estaba bien, te empieza a parecer que en realidad es egoísta para vos, tu encuentro con el feminismo, te hizo ver a la sexualidad como algo mucho más equitativo y avanzado, mientras que el sigue teniendo su educación sexual propia de los cavernícolas que se basa en la pornografía y la penetración. La sexualidad es algo básico en una relación en donde nadie la puede caretear, la mayoría de las veces el alcanza el orgasmo pero vos no. Yo necesitaba que él este siempre conforme, dejando de lado mis propias necesidades, porque él todo el tiempo me afirmaba que me podía dejar y que nadie me iba a amar como él, con esto entendía que solamente con "él" podía ser feliz, aunque en la realidad estaba insatisfecha sexualmente. Basta! la sexualidad es algo que tiene que ser satisfactorio para todas las personas que participan, no se trata de un acto egoísta donde uno domina el placer y otrx no, “si no hay orgasmo que no haya nada” si no hay placer colectivo que se haga una paja, no sos un objeto donde el otro descarga sus necesidades.

Tus círculos sociales con tu pareja machista:

Tus amigas te vienen advirtiendo que tu pareja es un machista y manipulador, les contas y relatás anécdotas de situaciones de mierda que te hizo pasar el tipo en cuestión. Ellas te ven mal, te aconsejan, te escuchan y en algún momento te empiezan a putear, en ese momento vos decidís alejarte de ellas porque te da vergüenza y sentís que no te entienden, también te da vergüenza salir con ellas y con él por miedo a los comentarios pelotudos que pueda hacer, y sin darte cuenta empezas a quedarte sola y estas más vulnerable y continuas sumisa en ese círculo de violencia. Mi recomendación es: escuchá a tus amigas.  Ellas te quieren ver bien, ellas se cansan de verte triste por alguien que no lo se merece, confía en ellas, ellas van a estar para atravesar el duelo y sobre todo ¡no te quedes sola!

Las diferencias ideológicas con tu pareja machistas:

Las diferencias muchas veces nutren nuestros vínculos, pero una cosa es una pareja que tiene diferencia de gustos en la comida y otra muy distinta son las diferencias ideológicas. Compañera feminista si ya el vivir cotidiano te hace entrar en tantas contradicciones, por qué le agregamos el tener una relación sexo afectiva con alguien que además de ser un macho es un facho?. Junta fuerza y sácate esa bolsa de cemento de los hombros.

Tus “libertades” con tu pareja machistas:

En la relación que yo mantuve tuvimos establecido desde el primer momento que sería una relación abierta, esto cambio un tiempo después y cerramos la relación, parece que cada vez que llegaba una chica a visitarlo o tenía ganas de estar con alguien más el planteaba de reabrir la relación, yo aceptaba sin muchas ganas pero lo que más me importaba era estar con él, sin dudarlo hacia uso de mi libertad y empezaba a estar con otros chicos, cuando él se enteraba de esto automáticamente me dejaba o cerraba relación, de repente se daba cuenta que estaba muy enamorado de mí y que solo quería estar conmigo, esto duraba pocos meses hasta que volvía a darle ganas de estar con otra chica y de esta forma no podía hacer uso pleno de mi libertad. Lo importante es su deseo, sus necesidades y vos quedas desdibujada.

La violencia invisible con tu pareja machista:

La violencia machista parece que sólo significa algo para la sociedad cuando te cagan a golpes y debes hacer una denuncia. Pero como ya se sabe también existe la violencia psicológica, en la que es muy fácil caer. Gracias al feminismo te cuesta cada vez más perdonarle todo esos actos de violencia inviable que tiene él sobre vos y eso compañera es un paso gigante, estás cada vez más cerca de liberarte de semejante plomo, no perdones ningún tipo de violencia, porque la violencia no es amor.

Los círculos sociales de tu pareja machista:

Él tiene amigos que todavía no han entendido nada, sentís cada vez que estas con ellos cierta incomodidad por su forma de tratarte, por su sentido del humor machista y su forma de hablar de otras chicas que no están presentes. Vos entendes que sean de esta forma y aceptás a sus amigos, pero él siempre está criticando tus círculos sociales y tratando de alejarte. Vemos otra vez como el limita tus libertades, tus vínculos, tu sexualidad.

El arte de ser la novia de un machista:

Si tu pareja realiza algún tipo de arte o peor, si es músico, tenés que fumarte sus perfomans que siempre son bastantes feas para apoyar a tu pareja, todo bien, pero el siempre llama chicas para aumentar su ego, está mucho tiempo paseándose como un pene de feria por todo el evento y vos estas ahí como un cartel esperando que llene todo ese ego para irte con él. Es importante darte cuenta el lugar que ocupas y poder salir de ahí sos mucho más que alguien que le hace de plomo, sos mucho más que una figurita, descubrite! Sos mucho más funcional lejos de él y su show de mierda.       

Concluyamos:

Dentro de las parejas sexo afectivas es muy importante manejarnos con equidad, que es una tarea bastante difícil si seguís posicionándote en el lugar de sumisión. Yo al atravesar esta relación sufrí violencia física, psicológica y sexual, son heridas que me costaron un montón poder sanar, no me lo merecía y no se las merece nadie. Nos han hecho creer que para amar tenemos que sufrir, tiene que doler, pero ¡NO!. El feminismo nos dice que lo personal es político y yo estuve careteándola mucho tiempo, por que luchaba en contra de la violencia de género pero no podía salir de ese círculo violento e injusto. Empodérate,  saca fuerzas de estas palabras y ¡deja a ese macho! Porque detrás de toda feminista feliz hay un macho abandonado.