Tucumán analiza su adhesión a la Ley Nacional sobre Educación Sexual Integral

Derechos 28 de junio de 2018 Por
Como consecuencia del tratamiento de la legalización del aborto en el Senado de la Nación se puso de manifiesto la importancia de la implementación la Ley de Educación Sexual Integral a lo largo y ancho del territorio argentino.
16432884
Foto: Prensa de la Legislatura

En este sentido en la Legislatura provincial, la Comisión de Educación y Cultura junto a las  autoridades de diferentes establecimientos educativos  consensuaron posiciones al respecto y su adhesión a la Ley Nacional sobre Educación Sexual Integral, N° 26.150 .

Cabe resaltar que el programa Nacional sobre Educación Sexual, en su artículo 1º, especifica “todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipal. A los efectos de esta ley, entiéndase como educación sexual integral la que articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos”.

Durante el debate en el Congreso de la Nación el Diputado Nacional Marcelo Santillán, perteneciente al Frente para la Victoria por Tucumán, antes de votar a favor del proyecto de legalización del aborto, destaco la importancia de adherir a la Ley de Educación Sexual Integral.

Sin título

En este contexto, la Presidenta de la Comisión Silvia Rojkés, afirmó “estamos dando los primeros pasos en la Legislatura para poder tratar un tema que es muy sensible, pero muy necesario, pero también hay mucho desconocimiento de lo que dice la Ley por eso seguiremos trabajando en la redacción final de dicho proyecto”. Siguiendo con esta premisa, se realizarán debates con la comunidad educativa (padres y docentes) con la finalidad de analizar el tema.

La ley, sancionada y promulgada en el 2006,  reviste los siguientes objetivos; “a) incorporar la educación sexual integral dentro de las propuestas educativas orientadas a la formación armónica, equilibrada y permanente de las personas; b) asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes, precisos, confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados en la educación sexual integral; c) promover actitudes responsables ante la sexualidad; d) prevenir los problemas relacionados con la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular; e) procurar igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres”. Y en su artículo 4º, establece que “las acciones que promueva el Programa Nacional de Educación Sexual Integral están destinadas a los educandos del sistema educativo nacional, que asisten a establecimientos públicos de gestión estatal o privada, desde el nivel inicial hasta el nivel superior de formación docente y de educación técnica no universitaria”.

Su implementación permitirá la toma de consciencia sobre la utilización de métodos anticonceptivos en adolescentes y su prevención frente a  enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados.