El macho en deconstrucción

La Columna de Opinión 20 de abril de 2018 Por
En los últimos años, dentro de la lucha feminista, hemos encontrado a nuevos “aliados”, que hasta hace poco eran nuestros enemigos: varones heterosexuales.
IMG-20180420-WA0006

La cantidad de femicidios y crímenes de odios hacia mujeres y comunidad de lgbtiqp ha despertado una empatía dentro de este género, que parecía no existir, producto de años de crianza patriarcal. Estos nuevos “aliados” pueden llegar a ser molestos al cometer miles de errores, y, además, entrar en contradicciones constantes al intentar cuestionar sus privilegios. 

Existen distintos tipos errores comunes en estos machos en deconstrucción:

●        Los hombre están acostumbrados a ser el centro de atención, a que su palabra sea tomada mucho más en serio, y tenga más peso que la de una mujer, o nunca les pasó estar en clases, hacer un aporte, ser ignoradas por lxs docentes, y que un compañero varón conteste exactamente lo mismo, sea escuchado y felicitado… Así, miles de ejemplos. Lo que los varones heterosexuales deben entender es que dentro de esta lucha no serán protagonistas, serán personas que acompañen, más allá de que han sido afectados por el patriarcado; las verdaderas víctimas somos las mujeres y la comunidad lgtbiqp, por ende, seremos lxs protagonitxs.

●        El  exceso de ego que entra en “deconstrucción”, debería hacerlos salir del lugar de victimización, pero no. Ellos sienten que son las verdaderas víctimas del patriarcado cuando en realidad son los privilegiados, suelen contar su experiencia con el feminismo como si hubieran encontrado la cura de alguna enfermedad, como si sufrimiento fuera el único y el peor de la tierra.

●        Siguiendo con este conflicto de creer que el mundo gira alrededor de su pene, al querer ser aliados feministas creen que pueden decirnos cómo y cuándo militar, o pueden  juzgar a la nueva feminista por las contradicciones que le surgen “sí, pero ella estaba de novia y era muy celosa”. Recuerde nuevo “aliado” que en tus hombros pesan siglos de ser un opresor y que en los de la compañera siglos de opresión. 

●        No escuchar, cuando empieza a generarse un debate. Esto sucede  debido a su pequeño problema de crianza: los machos en “deconstrucción” no tienen la costumbre de escuchar, sino la de tapar a la compañera con su opinión vacía, de competir por tener la razón. Consejo: escuchen a las mujeres. Su opinión sobre el feminismo. Escuchen, procesen, piensen y generen una opinión, no hablen por necesidad o ansiedad, la palabra es una acción igual de importante o más que una acción física.

●        Existen muchos de estos personajes que se han educado sexualmente con pornografía, lo que ha afectado notablemente la forma de relacionarse con mujeres (pornografía que incita a la cultura de la violación y objetiviza el cuerpo de la mujer).  Muchos de estos machos llegan a espacios feministas donde se rodean de nosotras y no pueden dejar de vernos como objeto sexual, culpando a sus instintos o a la naturaleza; tienen actitudes de acoso, de violencia, incluso de abuso y se resguardan bajo el discurso “estoy en deconstrucción”. Consejo para las chicas que sufren de estos personajes: denunciar, hablar con otras compañeras y tomar medidas. No podemos permitir que el abuso invada espacios que están para destruir el patriarcado. Exponer al abusador no tiene por qué afectar el espacio, en mi opinión le da más legitimidad ya que a pesar de todos los posibles prejuicios tienen la valentía de denunciar.

●        El complejo de súper héroe. Los hombres que acompañan nuestra lucha sienten que son personas que merecen todo nuestro aprecio y respeto como si fueran súper héroes, porque ellos “ya se despertaron y nos defienden”. ¿Tendríamos que agradecerles por no violentarnos, violarnos y unirse a la lucha? ¿Tenemos que agradecerles tener nuestro espacio? Por favor, chicos, estamos en el intento de conquistar derechos que ya nos tendrían que pertenecer.

●         “Nosotros las defendemos”. Los varones heterosexuales con un poco de conciencia de género tienen una marca bien profunda, responsabilidad de Disney, entre otros, por la que sienten “la necesidad” de defendernos, como si nosotras fuésemos seres incapaces y débiles. En el afán de “cuidarnos”, nos quitan espacios de militancia.

●        “Ay, sos muy feminista pero necesitas que te acompañe”. Los machos piensan que las feministas NO sufrimos de violencia machista simplemente porque militamos en contra de esto, y no, flaco! No! Sufrimos la misma violencia. Una cosa son los ideales por los cuales luchamos y otra la realidad. Tenemos miedo de caminar solas por la calle; no por ser poco feministas, sino por la cantidad de cosas que pasan verdaderamente. Vos sos un pajero incapaz de acompañar a tu compañera, amiga o familiar.

●        “Soy feminista porque tengo hijas”. ¿Si no tuvieras hijas que no te importaría? ¿La realidad tiene que estar cerca tuyo para poder verla? ¿militás sólo por tu hija? ¿O porque somos miles de asesinas? No esperes un premio por eso.

●        “La militancia es una cosa y mi vida personal es otra” típica frase que te dice tu amigo machirulo* en deconstrucción cuando le hacés notar que se está portando como un forro* con una chica. Esta frase va acompañada con toda una soberbia digna de un mediático en medio de una entrevista para Mirtha Legrand.

 Si sos un macho en deconstrucción sufrirás los siguientes síntomas: depresiones eternas, angustia, bipolaridad, sobredosis, adicción a algún estimulante, adicción a círculos de filofalsidas* en bares de gente dura* que no lleva a ninguna parte, enamoramiento obsesivo, por lo menos un escrache en Facebook (debido a un pasado machirulo*), falta de información y de ganas de informarse, monotematismo*, picazón en el culo, entre otras cosas. Suerte, compañeros, en superar todos males dignos de un neoliberal. Necesitamos con urgencia superen ese machismo, porque a ustedes les afecta, pero a nosotras nos mata cada poca horas.   

 

*filofalsida: hablar y discutir incoherencias, falsedades.

*monotematismo: hablar de una sola temática

*machirulo: término despectivo al macha. 

*dura: estado producido por un exceso del consumo de cocaína

*forro: persona con actitudes soberbias.