La leche argentina es la segunda más cara del mundo

Política 21 de julio de 2017 Por
Según un informe el precio de la leche en Argentina es el segundo más caro del mundo, superado únicamente por Canadá.
9986

El Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas de la ciudad de Buenos Aires, realizó un estudio entre 36 países referentes. El resultado que arrojó fue que Argentina lidera el 2do. puesto solo superado por Canadá, donde el precio de la leche es de 1,86 dólares, mientras que en Argentina el precio es de 1,55 dólares.

Para el Centro, el precio de la leche en el mercado interno está “desfasado y desequilibrado” respecto del internacional, “ocasionando un abrupto descenso en su consumo y el encarecimiento de sus derivados”.

Alejandro Leveratto, vicepresidente de la Cámara de Productores Lecheros de Córdoba (Caprolec), explicó que nadie “nunca tuvo voluntad política para transparentar los precios de la cadena”. No hay datos concretos de cuánto es el costo industrial, el de logística y los márgenes de la parte comercial.

“Cuando arrancó esta gestión nos fue peor -continuó- porque actualizaron los precios de maíz y soja, pero no los nuestros. Hoy con valores más favorables, complica lo que venimos arrastrando”. A su entender, la política no puede ser “dejar que el mercado actúe” porque el único “estable y rentable” es el doméstico y ajusta “destruyendo la producción para que no haya sobreoferta”.

Desde el Centro de la Industria Lechera (CIL), que reúne a las grandes empresas, su presidente, Miguel Paulón, señaló a que, desde la salida de fábrica a los puntos de venta los costos impositivos y logísticos son altos: “La industria llega, en muchos casos, directamente a la góndola y después también asume la reposición. Obviamente hay un agregado de la cadena comercial que varía según el tipo de producto, los de más alta rotación tienen menos margen; pero la incidencia en general es significativa en lo que paga el consumidor”.

Respecto de las importaciones, Leveratto indicó que es una forma de “embarrar la cancha” entre la industria y la producción: “Si el tambero no accede a determinadas condiciones, lo amenazan con importar”.

Desde la Mesa de Productores Lecheros de Santa Fe plantearon que ingresan en el país manteca y quesos para abaratar los costos. Paulón aclaró que sólo una industria importó 200 toneladas de manteca y una cadena comercial, ante el temor de que faltara, hizo lo propio. “Ya hay suficiente leche como para producir sin problemas”.